fbpx

Objetivo Cabo Norte en Moto – 3.PARTIMOS HACIA FRANCIA

El respeto a un viaje a Cabo Norte en Moto en solitario, los nervios típicos ante nuevos desafíos y la ilusión por poder hacer por fin realidad un sueño, son una confrontación continua de sentimientos que te encogen el estómago.

Y es que, aunque los días previos aun viaje a Cabo Norte en Moto se hacen muy largos, al final llega la fecha de partir. Ese día no hace falta despertador, porque las ganas de comenzar la aventura y la adrenalina de enfrentar un nuevo reto hacen que tu cuerpo quiera ponerse en marcha incluso antes de la hora prevista.

Al final, y aunque estaba prevista la hora de salida 1 hora más tarde, a las 7.30h de la mañana estaba con todo en la moto y enfundado en el uniforme del viaje dispuesto a salir hacia Cabo Norte en moto.. Una nostálgica despedida de la familia y nos pusimos en camino.

Ya a los mandos de la “Perla Negra” (que así está bautizada la moto), y aún con el estómago algo encogido teníamos que salir cuanto antes de las inmediaciones de Madrid. Los primeros ciento y pico Kms de la A2 serían el primer viacrucis del viaje.

Cabo Norte en Moto. Todo listo.

El hecho de conocerla bien, y resultarme siempre bastante aburrida, contribuyó a que mi cabeza no dejara de dar vueltas a mil y una cosas. Repasaba mentalmente lo que llevaba en la moto y donde estaba, recordaba la cara de miedo que dejaba atrás en la familia, me dio por pensar en las mil y una cosas que podían salir mal y como debía actuar, … ¡un auténtico viacrucis!

Llegado el desvío hacia Medinaceli, desde donde la idea era enganchar la autovía hacia Soria, decidí parar a tomar un café e intentar romper ese desafío mental que llevaba encima.

Cabo Norte en Moto – Sensaciones extrañas

Un descanso en el momento oportuno siempre puede aliviar el cansancio y el aburrimiento de la autopista a cualquier conductor. Y si eres fumador también te sirve para quitar un poco el mono :-).

La parada sin duda me ayudó a eliminar todos esos pensamientos agobiantes y empezar a positivizar lo que corría por mi cabeza.

Así que me enfunde casco y guantes y a la moto. Los primeros Kms por la A15 (dirección Soria) más de lo mismo autovía aburrida, aunque al menos comencé a sonreír dentro del casco. A la altura de Almazán dejábamos la autovía temporalmente para comenzar un periplo de Comarcales y Nacionales en dirección a Pamplona. La CL-101 primero, la N-113 después y la N-121 hasta Pamplona.

Comenzaba a sentir que el viaje a Cabo Norte en Moto estaba en marcha de verdad, que no era algo imposible. Que estaba comenzando de verdad esta aventura en moto.

Cabo Norte en Moto. Parada necesaria.

Llevaba unos 400Kms de los más de 600kms previstos para este primer día y claro tocaba engañar al estómago con algo ligerito… un almuerzo tempranero que se dice. Tras la parada, de nuevo a la moto. La N-121-A me llevaría hasta Irún por donde entraríamos a Francia.

La anécdota fue que a la llegada a Irún y justo antes del puente que une España con Francia la multitud de comercios de bebida y tabaco me hicieron recordar lo que había leído del precio del tabaco en la mayoría de países por los que transcurriría mi viaje. Decidí parar y aprovisionarme antes de cruzar la frontera. ¡Eso no era un estanco! Era un Centro comercial solo de tabaco ¡La madre que lo parió!

Descubre este y otros destinos en un viaje Organizado con ROM-Rutas Organizadas en Moto

Cabo Norte en Moto – Entramos en Francia y primera acampada.

La primera de las muchas fronteras que atravesaría a lo largo del viaje estaba ya frente a mí. Empezaba el viaje serio.

Entré en Francia ya pasado el mediodía. Apenas notaba cansancio de los algo más de 450Kms que llevaba a mis espaldas. Continué mi camino por pequeñas carreteras francesas que bordeaban la costa. Innumerables pueblos y localidades turísticas de playa ralentizaban mi rodar, pero tenía ese punto de ir viendo el mar continuamente.

Saint-Jan-de-luz, Bidart, Biarritz (donde una parada para comer algo me sirvió de pequeño descanso junto al mar), Tarnos, Capbreton, … todos cortados por un mismo patrón con pequeñas casas y urbanizaciones turísticas en la periferia.

Pero la tarde avanzaba, el tráfico cada vez era más lento en las poblaciones y además quería acampar y no quería llegar muy tarde. Decidí coger unos 50Kms de autopista (A63 hasta Labouheyre) para luego retomar camino a la costa hacia Arcachon.

Llevaba apuntados un par de camping en la zona de la Gran Duna de Pilat al sur de Arcachon, la más grande de Europa y que me despertó curiosidad.

La Gran Duna de Pilat es una enorme formación de arena natural costera acumulada en la entrada de la bahía de Arcachón. Su cresta, la más alta del continente europeo, se debe al colapso en el siglo XVIII de un gran banco de arena oceánica situado frente a su costa que proporcionó el material sedimentario luego transportado progresivamente por la naturaleza y acumulado, para conformar la cumbre de la duna que evolucionó desde los 35 m de altura medidos a mediados del siglo XIX, hasta alcanzar entre 80 y 107m.

Cabo Norte en Moto. Gran Duna de Pilat. (Arcachon).

Llegué al primero de los campings anotados (Camping Le Petit Nice) y tras preguntar disponibilidad y precios, no busqué más. El primer día de viaje llegaba a su último Km. Pero eso no quiere decir que acabara el día…

Desde la recepción del camping, para llegar hasta el lugar asignado para acampar, había que circular por estrechas calles con subidas y bajadas bastante pronunciadas, curvas sin apenas visibilidad y rodeado de un bosque de pinos. Pero finalmente llegué.

Ahora había que montar la tienda. Es algo que había hecho muchos años atrás pero que desde que compramos la camper no había vuelto a hacerlo y encima esta tienda era nueva y no la tenía por la mano. Y para hacerlo más divertido se me ocurrió grabar un Timelapse durante el montaje para mandarlo luego a casa.

Cabo Norte en Moto. Montando la tienda.

Pero bueno no resultó difícil (no dejaba de ser una tienda) y en una media hora tenía la tienda montada y yo ya estaba duchado y cambiado.

Con todo listo era hora de tomar una cerveza para celebrar mi primera etapa sin incidentes. Me dirigí al bar del camping y aquello estaba hasta arriba de gente mirando una pantalla gigante. Retransmitían el Mundial de Futbol del 2018 y justo jugaba Francia-Bélgica (1-0).

Siempre decimos que los españoles somos escandalosos celebrando los triunfos de nuestros equipos, ¡pero no he visto un bar con más gritos y voces que este cuando Francia marcó su gol!

Cabo Norte en Moto. Ambiente en el camping.

Así que, ante tal bullicio y mi falta de interés por el futbol, me fui a dar un paseo hasta la playa atravesando toda la arboleda del camping, colorida a mas no poder con tiendas de todo tipo y tamaño. Una preciosa puesta de sol, con la duna como acompañante, me esperaba.

Un buen rato allí sentando sobre la arena, meditando sobre todo un poco, concentrado en admirar ese regalo que me daba la vida en mi primer día de viaje, y sobre todo agradeciendo al destino que estuviera justo ese día allí, con la única melodía de las pequeñas olas que rompían un poco más abajo y el eco de mi agradecimiento resonando en mi cabeza.

Al final, se me hizo de noche y tenía como 15mins para volver hasta la tienda y otros 5 si quería bajar a cenar algo al bar. Al llegar al bar, el partido había acabado, estaban recogiendo y la cocina estaba ya cerrada.

Así que no quedo más remedio que volver a la tienda de campaña y tirar de “despensa” que llevaba para emergencias. Una maleta de la moto como asiento, otra como mesa improvisada, una rebanada de pan de molde grande, una latita de foie gras y una barra de fuet, todo ello iluminado con una luz de camping, fué mi lujosa cena.

Al acabar, mi colchoneta de viaje y el saco de dormir me esperaban. ¡El día no da para más!

Total 668 Kms y casi 12 horas de viaje

328 visitas
Otras entradas de viajes que te pueden interesar …
¡Comparte!

1 comentario.

Abrir chat
1
Bienvenido a ROM.
¿En que podemos ayudarte?