fbpx

Assilah: un viaje en moto a la medina del Atlántico.

Un viaje en moto a Arcila (o Assilah), es para mi una de esas experiencias en pequeñas poblaciones marroquíes con un encanto especial. Viajar en moto por Marruecos y llegar a este remanso de paz y tranquilidad es todo un lujo.

Calles de Arcila
Calles de Arcila
Las calles de la medina de Arcila y su arte callejero.

Cerca de Tanger y continuando nuestro viaje en moto por la costa Atlántica alcanzamos la ciudad de Arcila (o Assilah para los locales), no sin antes visitar la conocida Gruta de Hercules en este recorrido costero.

En este viaje en moto, si buscas la salida mas al noroeste de Tanger, pasas de un precioso paseo marítimo a un barrio acomodado de la ciudad y desde allí a los magnificos y lujosos palacios de la realeza y altos cargos del estado, así como exclusivos clubs y parques de recreo. Un bonito y curioso paseo te aguarda desde aquí, bordeando playas y acantilados hasta llegar a la Gruta de Hercules. 

La Gruta de Hercules

La Gruta de Hercules es sin duda un compendio de leyendas, curiosidades y espectáculo natural. Su visita para quienes van hacia Tanger o viajan al sur por la costa, es de esas que no debes perderte.

Gruta de Hercules - Tanger
Gruta de Hercules - Tanger

En esta parada obligatoria del viaje en moto por Marruecos, lo primero que llama la atención de las Grutas de Hércules es su nombre que, inmediatamente, relacionas con el mito griego o romano. La leyenda cuenta que en esta cueva descansó el héroe tras separar la tierra que unía Europa y África. A cada lado habría situado una columna, en la península ibérica sería el Peñón de Gibraltar y en la parte africana hay varios candidatos, como el Monte Hacho y el Monte Musa. Tras dormir en la gruta siguió realizando una de las doce tareas que le habían asignado, la de obtener las manzanas doradas del Jardín de las Hespérides. Dicho jardín estaba custodiado por ninfas y por un dragón de cien cabezas.

El recorrido por las Cuevas de Hércules se podría decir que consta de tres partes. En primer lugar te encontrarás una placita con modernos soportales con columnas, desde ahí tendrás que bajar una pequeña cuesta que te llevará a una pequeña gruta, a mano izquierda, donde te cobrarán la entrada (60dh para los extranjeros – unos 6 euros).

Una vez pasado este “peaje necesario”, llegas a un espacio amplio que es la antesala de la Gran Cueva de Hércules. Para ello tienes que pasar una puerta con una reja de hierro. Una vez traspasada se accede a una estancia amplia con paredes talladas (más por la acción del hombre que de los elementos) y la famosa grieta con forma de mapa de África que se abre hacia el azul del mar. La iluminación, producto de la última restauración, aporta bonitos juegos de luces y contrastes.

Descubre este destino con ROM-Rutas Organizadas en Moto…

Viaje en moto a Asilah, la medina del Atlántico

En su posición estratégica frente al mar, Asilah fue un puerto importante y una fortaleza para diferentes civilizaciones, desde los fenicios hasta los portugueses, quienes construyeron las fortificaciones que todavía se conservan.

Viaje en moto a Marruecos. Muralla costera de Arcila
Muralla costera de Arcila

Asilah, ubicada en la costa atlántica del norte de Marruecoses una ciudad con una rica historia que se remonta a la época fenicia. Conocida como Arcila, Arzila o Assilah, se encuentra a solo 46 km al sur de Tánger y a unos 110 km de Ceuta.

Hoy en día, la ciudad antigua de Asilah sigue siendo un lugar cautivador con sus murallas históricas y calles estrechas que serpentean a través de la medina, donde los visitantes pueden encontrar tiendas de artesanía, cafeterías y restaurantes que sirven platos típicos marroquíes. En su interior se encuentra la plaza principal de la ciudad, que acoge la mezquita principal y la torre del reloj, símbolos de la ciudad.

Las playas de Asilah son otro de sus principales atractivos, con sus aguas cristalinas y arenas doradas. El paseo marítimo que se extiende hacia el norte de la ciudad es un lugar ideal para pasear y disfrutar de la brisa marina, con numerosos restaurantes que sirven pescado fresco y marisco.

Además de sus bellezas naturales y su historia, Asilah es conocida por sus festivales internacionales que se desarrollan en verano, convocando a numerosos artistas, periodistas, pensadores y políticos de todo el mundo. El Festival de las Artes de Asilah es uno de los más destacados, atrayendo a artistas de renombre que intervienen en la ciudad con murales y exposiciones.

Viaje en moto a Marruecos. La Medina de Assilah

Sin duda, Asilah cuenta con la medina más limpia y cuidada de Marruecos, con un cielo luminoso, el constante sonido del mar en las calles y un ambiente salino que recuerda a los pueblos costeros de Cádiz.

Viaje en moto a la Colorida medina de Assilah
Colorida medina de Assilah
La calles de Assilah y su encantador colorido

La medina de Asilah es un tesoro arquitectónico con sus calles entrelazadas y casas blancas. Las pinturas murales en las paredes, que evocan los años setenta y el festival de música que se celebra cada agosto, son testimonios de su rica historia. Sus edificaciones neoárabes se encuentran en perfecto estado, completamente restauradas y rehabilitadas.

Las casas blancas de Asilah están adornadas con pinturas murales de artistas que la visitan, algunas de las cuales están siendo rehabilitadas con elegantes diseños andalusíes que combinan el blanco y el azul añil. Las pequeñas mezquitas de Asilah son muy limpias y están completamente pintadas de blanco, lo que hace que un paseo por la medina sea una experiencia única. Además, apenas hay tiendas de souvenirs para los turistas, lo que contrasta con otras medinas marroquíes.

Las murallas que rodean la ciudad antigua fueron construidas por Alfonso V de Portugal en el siglo XV. Hay tres puertas de entrada a la medina, como Bab Homar o la Puerta Tierra, cuyas enseñas portuguesas casi han sido borradas por el paso del tiempo. Una vez dentro del recinto, se descubre un laberinto de callejones entre casas cuya blancura es realzada por el verde o el azul de los postigos y puertas.

Al entrar por la puerta de la kasbah (Bab el Kasbah), en el lado oriental de las murallas, se llega a la plaza Ibn Khaldun, dominada por una torre cuadrada llamada Al-Kamra. Justo al lado de la torre, se puede ver una amplia playa llena de barcas de pescadores. En el camino hacia la plaza Ibn Khaldun, se encuentra la Gran Mezquita de Asilah y el Centro Cultural Hassan II, donde se celebra el Museum Cultural cada agosto desde 1978, y que durante el resto del año alberga exposiciones de artistas contemporáneos.

Siguiendo hacia el final de la plaza por los callejones que conducen a las murallas, a lo largo del océano, se llega a otra pequeña plaza donde se encuentra el palacio de Raisuni (Raisuli), una morada construida a principios del siglo XX que ahora alberga un centro cultural. Este palacio fue construido para dar cobijo al antiguo gobernador de Asilah y desde su terraza, el Raisuli obligaba a sus prisioneros a tirarse al acantilado con más de 30 metros de caída libre. Por la calle que se extiende más allá del palacio, se llega a un pequeño bastión conocido como Torreón o mirador de Caraquiadonde habitantes y visitantes vienen a admirar la puesta de sol y disfrutar del hermoso panorama de la medina y el oceano.

viaje en moto a Asilah. Torre de Assilah
Torre de Assilah
La torre de Assilah, situadada en la plaza de la Almazaba

La medina de Asilah es un lugar mágico que combina la belleza de sus edificaciones neoárabes perfectamente conservadas, la luminosidad de su cielo, el sonido constante del mar y la salinidad de su ambiente, creando un ambiente único que nos hace sentir como si hubiéramos viajado en el tiempo. Sin duda, una visita imprescindible en nuestro viaje en moto en Marruecos.

Desde Bab Homar, podemos continuar explorando la medina de Asilah y sus encantos. Uno de los lugares que no podemos perdernos es la Plaza de la Alcazaba, también conocida como Plaza de la Libertad, que se encuentra en el corazón de la medina. En ella podemos encontrar la Torre de la Alcazaba, una fortificación del siglo XV que antiguamente formaba parte del castillo y que hoy en día alberga exposiciones de arte.

Otro lugar de interés es la Plaza de Hassan II, donde podemos encontrar el Palacio de la Cultura y las Artes, una construcción de estilo neomarroquí que acoge exposiciones de arte y eventos culturales. También merece la pena visitar la Gran Mezquita de Asilah, una pequeña mezquita blanca que data del siglo XV y que se encuentra en la parte más antigua de la ciudad.

Además de sus monumentos, la medina de Asilah es un lugar perfecto para perderse en sus callejones y descubrir sus pequeñas tiendas de artesanía, donde podemos encontrar desde textiles y cerámica hasta joyería y objetos decorativos. También podemos disfrutar de la gastronomía local en sus numerosos restaurantes y cafés.

La otra puerta que nos falta es Bab el Bahar, una de las puertas de entrada a la medina de Asilah, ubicada en la parte sur de las murallas que rodean la ciudad antigua. Esta puerta se llama así porque se encuentra cerca del mar (bahar en árabe).

La puerta fue construida por los portugueses en el siglo XV, durante su ocupación de la ciudad. Es de estilo gótico tardío y se compone de un arco apuntado flanqueado por dos torres. Una de las torres es de mayor tamaño y está coronada por una cúpula octogonal, mientras que la otra es más pequeña y está rematada por almenas.

En la actualidad, la puerta la de Bab el Bahar, una de las principales atracciones turísticas de Asilah. Su diseño y arquitectura es una muestra de la influencia portuguesa en la ciudad y una muestra de la mezcla de culturas que se pueden encontrar en Marruecos. Además, la puerta ofrece una excelente oportunidad para tomar fotografías y apreciar las vistas panorámicas del mar y de la costa de Asilah.

355 visitas
Conoce más sobre este destino en …
¡Comparte!

1 comentario.

Abrir chat
1
Bienvenido a ROM.
¿En que podemos ayudarte?